blog.

15/4/2021

El abrazo de Bulleit – World Class Competition

Por
David Agudo Ruiz

luis coctel krapula worls clasic_1

Vivimos con la inquietud de que a nuestro bartender, Luis Inchaurraga, el grupo se le quede corto; que su amplísima visión —por algo es creador de tendencias mixológicas— se extienda más allá de esa barra que defiende día a día. Somos conscientes de que el talento no se puede atar en corto —ello explica, también, sus continuos viajes: a Nueva Orleans, en busca del bourbon perfecto; a Oaxaca de Juárez, cuna del mezcal, o a Francia, donde junto con otros socios elabora su propio Armagnac blanco—, pero hemos encontrado una solución para calmar su sed creativa sin perderlo mucho de vista: apuntarlo a un concurso.

Actualmente, Luis representa a Krápula en la última edición de World Class Competition, el certamen de coctelería más prestigioso del mundo y organizado por Diageo, que regresa tras su pausa obligada en 2020 y cuya final global se celebrará por primera vez en Madrid, Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica 2020-2021. Lo hace con una propuesta que encarna su carácter y el del local, esto es, disruptivo, y cuyo nombre evoca una de las cosas que más ansiamos hoy en día, el contacto físico.

El Abrazo de Bulleit se presenta en tres partes: en primer lugar el cóctel, que incorpora Bulleit —bourbon del portfolio de Diageo y máxima expresión de su origen, Kentucky, gracias a sus notas picantes— infusionado con arcilla; sidra de hielo; manteca tostada; cerveza negra; bitters, mace y fenogreco. En segundo lugar, el snack, a base de almendras, plátano y queso gruyere. Y para finiquitar, el ‘chupito sorpresa’: un vaso de borosilicato     —un tipo de vidrio finísimo— con pajita incorporada, hecho a medida para este cóctel, en el que Luis sirve leche cuyo sabor va evolucionando de maíz ahumado con manteca y arce a piña, pulled pork y palomitas de maíz dulce con caramelo. En Krápula somos muy de ritual y esta propuesta sigue uno: se prueba el chupito, se prueba el cóctel y luego algo del snack.

Espíritu competitivo donde los haya, Luis no solo se medirá con los otros veinte bartenders que como él han pasado las semifinales, sino también con nuestro propio cliente —en muchos casos, más despiadado y exigente—, puesto que ha decidido incorporar su creación a la carta de Krápula (calle Jorge Juan, 27) durante dos meses y a un precio de doce euros. A ver si te atreves.

#BeboEnZoko